Tres conceptos erróneos sobre las micotoxinas en los rumiantes

Aunque la presencia de micotoxinas es conocida por la industria, existen todavía muchos conceptos erróneos que llevan a conclusiones equivocadas. En este artículo nos centramos en tres conceptos erróneos relacionados con las micotoxinas en el ganado lechero.

Concepto erróneo #1

“Un ensilado sin moho visible está libre de micotoxinas

Los ganaderos suelen fijarse en el ensilado para evaluar si hay riesgo de micotoxinas. Sin embargo, hay poca relación entre la presencia de moho y la existencia de micotoxinas en el ensilado.  

Los hongos que producen micotoxinas pueden clasificarse en dos categorías, hongos de campo y hongos de almacenamiento (Tabla 1). Los hongos de campo son mohos que infectan y crecen en los cultivos en el campo. Los hongos de esta categoría pertenecen principalmente a la clase de las especies Fusarium y producen zearalenona (ZEA), deoxinivalenol (DON), toxina T-2 (T2) y fumonisina (FUM). Estas toxinas son estables, por lo que las concentraciones de toxinas de Fusarium presentes en el ensilado reflejan los niveles de contaminación en el momento de la recolección. Y esta es la principal clase de toxinas que se encuentran en el ensilado, por lo que, aunque no haya moho visible, el ensilado puede estar muy contaminado.  

Tabla 1: Resumen de las principales micotoxinas y hongos presentes en la alimentación animal. 

CategoríaEspecies de hongosMicotoxina
Aspergillus flavus
Aspergillus parasiticus
Aflatoxina B1, B2, G1 y G2
Hongos de almacenamiento  Aspergillus ochraceus
Penicillium verrucosum
Ochratoxina A
Penicillium roquefortiÁcido micofenólico  
Roquefortina C 
Fusarium graminearum Fusarium culmorumDeoxinivalenol 
Hongos de campo  Fusarium graminearum Fusarium culmorum Fusarium sporotrichioidesZearalenona
Fusarium sporotrichioides Fusarium poaeToxina T-2  
Fusarium verticillioides Fusarium proliferatumFumonisina B1, B2 y B3 
Tabla 1: Resumen de las principales micotoxinas y hongos presentes en la alimentación del ganado

El segundo grupo de hongos se denomina hongos de almacenamiento que, como su nombre indica, crecen y producen micotoxinas durante el almacenamiento. Pueden reconocerse como manchas de moho en el ensilado y aparecen de diferentes colores dependiendo de la especie fúngica. Un moho común en el ensilaje es el Penicillium roqueforti (figura 1) porque tolera el ácido y puede crecer a baja concentración de oxígeno. Además del ácido micofenólico, este moho produce roquefortinas que pueden causar trastornos reproductivos, mastitis, falta de apetito y parálisis. En general, estos mohos deben evitarse ya que reducen la calidad nutricional del ensilado.  

Figura 1: El Penicillium roqueforti en el ensilaje tiene un color entre azul verdoso y gris blanquecino   

Concepto erróneo #2  

“No existen o hay muy pocas micotoxinas en el ensilado o en el unifeed (TMR)”  

Una investigación reciente de la Universidad de Gante, en Bélgica, evaluó 257 muestras de maíz entero para ensilaje cosechado en Flandes a lo largo de 3 años. Tratándose de un país con un clima moderado, podría pensarse que la contaminación por micotoxinas sería mínima. Sin embargo, después de analizar 22 micotoxinas, resultó que el 47% de las muestras contenían cinco o más micotoxinas; el 99,2% estaba contaminado por nivalenol (NIV), el 85,6% por DON y el 49,8% por ZEA (Tabla 1). La contaminación superaba las directrices de la UE en un 2,8% y un 7,8% para el DON y la ZEA, respectivamente. 

Muestras positivas %  Concentración media (µg/kg MS)  Concentración máxima (µg/kg MS)  Muestras por encima de la directriz de la UE (%)b 
Nivalenol (NIV)  99.2748.76776.3
Deoxinivalenol (DON) 85.2396.45322.42.3
Zearalenona (ZEA)  49.8159.72791.67.8
Eniantina B (ENN B)36.3149.51984.9
Fumonisina (FUM)a 28.6131.86293.5
Roquefortina C (ROQ-C)  1.70.430.4
Tabla 2: concentración de algunas de las micotoxinas encontradas en el maíz para ensilaje cosechado en Flandes en 2016, 2017 y 2018 (Universidad de Gante, Bélgica) 
a Fumonisina = suma de Fumonisina B1, Fumonisina B2 y Fumonisina B3  
 b “-” significa que no hay una directriz de la UE para esta micotoxina, la directriz de la UE es de 2000 ppb para DON y 500 ppb para ZEA  

El patrón de micotoxinas en el ensilado fue similar al observado en el maíz cosechado. Las micotoxinas típicas de almacenamiento, como la aflatoxina y la ocratoxina A, no se encontraron en los ensilados belgas, pero la roquefortina C, otra micotoxina de almacenamiento, estaba presente en el 6,8% de las muestras con una concentración media de 24,4 µg/kg MS y un nivel máximo de 1065 µg/kg MS. Esta investigación indica claramente que, incluso en climas moderados, las micotoxinas están presentes a concentraciones preocupantes, lo que supone un reto para los ganaderos que confían en la calidad del forraje que cultivan ellos mismos.

 Concepto erróneo #3  

“Los rumiantes no son sensibles a las micotoxinas”  

A menudo se afirma que los rumiantes no son sensibles a las micotoxinas, ya que la microbiota del rumen es capaz de neutralizar o desintoxicar las toxinas. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que el proceso natural de desintoxicación en el rumen no es suficiente en muchos casos para proteger a los rumiantes contra los efectos tóxicos de las micotoxinas.  

Los efectos tóxicos de las micotoxinas en los rumiantes dependen de diferentes factores, como la tasa de desintoxicación natural, el pH del rumen, la actividad microbiana, el tipo de micotoxinas, la fase de lactancia, la tasa de absorción en el intestino y la toxicidad específica de la micotoxina. La tabla 3 ofrece un resumen general del riesgo de DON y ZEA en vacas lactantes considerando que el alimento contiene una concentración sustancial de estas micotoxinas y que el tiempo de tránsito ruminal es de aproximadamente 10 horas. 

MicotoxinaEstado de salud del rumen1  Desintoxicación del rumen después de 10 horas*  Efecto citotóxico TGI**  Efecto sistémico *** 
DONaNormal± 50%Medio Medio
SARA± 5%Alto Medio
ZEAbNormal0%Bajo Alto
SARA0% Bajo Alto
Table 3: Simulated risk level of DON and ZEA in lactating dairy cows under different rumen health conditions (based PhD research Ghent University, Debevere, 2020)

a Rumen detoxification of DON refers to its degradation into DOM-1.
b ZEA is not detoxified in the rumen but part is metabolized into α- and ß-zearalenol. α-zearalenol is 10 times more estrogenic than the original mycotoxin .
1 Se supone que un pH ruminal normal es de 6,8, en condiciones de acidosis ruminal subaguda (SARA) el pH ruminal cae por debajo de 5,8  

* Calculado en base a las tasas de desintoxicación a las 6 y 24 horas después de la ingestión  
** Teniendo en cuenta la desintoxicación ruminal, suponiendo que el tiempo medio de tránsito del alimento en el rumen es de 10 horas.  
*** Teniendo en cuenta la tasa de absorción reportada en el tracto gastrointestinal.  

Podemos concluir que las micotoxinas son omnipresentes. Tendencias como el cambio climático, el no laboreo y la reducción de fungicidas probablemente aumentarán la carga de micotoxinas. Las vacas lecheras no son capaces de desintoxicar completamente las micotoxinas. Además, los síntomas son difíciles de relacionar con las observaciones y los problemas cotidianos, que son inespecíficos.  

Es hora de tomarse más en serio el riesgo de las micotoxinas. Hoy en día existen métodos fiables, rápidos y relativamente baratos para la detección de micotoxinas. Cuando se encuentran niveles elevados en las raciones unifeed o en el ensilado se aconseja utilizar un secuestrante de micotoxinas de eficacia probada. Este secuestrante de micotoxinas debería neutralizar las toxinas en el tracto gastrointestinal antes de que puedan causar daños a los animales. Para el ganado lechero de alta producción se recomienda aplicar una dosis de mantenimiento del secuestrante. 

Especialista Agrimprove

Josep Garcia-Sirera
Product manager

Stay up-to-date

Would you like to be kept informed of our latest developments? Register here and stay up to date.

I'm interested in(Required)
Consent(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.