Vitafibra: La tercera generación de fibras

Ya hace décadas que los nutricionistas del mundo entero están utilizando fibras en la nutrición animal. Esas fibras dietéticas pueden aumentar el tiempo de pasaje en el estómago, aumentando o disminuyendo la sensación de saturación de los animales, alterando la viscosidad de los alimentos, además de otras aplicaciones. En los años iniciales del siglo 21, la industria empezó a concentrarse más en los aspectos probióticos de ciertas combinaciones de fibras y azúcares. Productos beta-glucanos, MOS, FOS, XOS y, más recientemente, GOS pueden presentar buenos efectos de la modulación de la microbiota a través del estímulo positivo del crecimiento de algunos grupos bacterianos favorables que aumentan la salud intestinal y, de esa manera, aumentan la salud animal de forma indirecta.

Agrifirm ha dado un paso más allá y desarrolló la tercera generación de fracciones de fibras funcionales (Vitafibra), que afectan bacterias patógenas (aglutinación) y toxinas (bloqueadores de receptores) de manera directa.

Las moléculas de fibra son extraídas de fuentes naturales y seleccionadas con base en sus habilidades específicas de aglutinar agentes patógenos. La fibra funcional, que es comercializada bajo el concepto Objetivo Cero de destete (www.aim-4-zero.com), es una fibra inerte, pero altamente soluble.

A través de la aglutinación de los agentes patógenos (como E. Coli), es posible lavarlos del intestino, evitando la infección de los animales. Esa aglutinación fue claramente demostrada en un modelo in vitro. Por filtrar una mezcla de E.coli y Vitafibra usando un filtro con poros de tamaño suficiente para dejar una única bacteria de E. Coli pasar, hemos visto una disminución de unidades 2 LOG de E.Coli en el filtraje (Figura 1). Eso indica que la mayor parte de E.Coli no pasó por el filtro porque fue aglutinada por Vitafibra.

Además de aglutinar agentes patógenos, Vitafibra puede bloquear endotoxinas, por ejemplo. Las endotoxinas, como parte de la membrana celular bacteriana de E. Coli, resultan en inflamación mismo después de la destrucción de la bacteria. Ellas pegan en los receptores celulares TLR y activan una secuencia de mecanismos que resultan en la producción de citocinas (IL-1, IL-6, TNF). Esas citocinas causan la inflamación local del intestino, lo que resulta en diarrea posdestete. Las fracciones de fibra específicas de Vitafibra protegen los receptores TLR, bloqueando esa secuencia intracelular. Eso fue demostrado en una universidad de Groninga con la línea celular genéticamente modificada HEK-BlueTM-4, que puede cambiar el color del medio cuando los receptores y la secuencia son activados. Tratar las células con endotoxinas ha resuelto en un aumento de 14 veces de la intensidad del color en comparación con el control negativo (Figura 2). En la presencia de Vitafibra, no obstante, la intensidad del color se mantuvo en los niveles normales, indicando que el mecanismo de secuencia intracelular no ha sido activado.

Traduciendo eso para una situación in vivo, eso significa que los lechones posdestete, siempre bajo una alta presión de endotoxinas, estarán menos expuestos a la inflamación local y serán menos susceptibles a diarrea.

Conclusión 

Junto con las fibras dietéticas y probióticas, ahora también es posible usar fracciones de fibras funcionales, las cuales ejercen un impacto directo sobre agentes patógenos como E. Coli. Vitazero y Vitafibra hacen esa nueva generación de fibras disponibles para la industria y ya se muestran eficaces con alimentaciones libres de zinc en distintos países de Europa.

Written by

Kobe Lannoo
Category manager pigs
+324 78 20 51 54