Proteger lechones destetados de Streptococcus suis

Las infecciones por S. suis son un problema mundial que surge alrededor del destete. Los síntomas clínicos que suelen ser observados en terreno son meningitis, artritis y septicemia. Esa enfermedad puede resultar en altos índices de mortalidad y en el aumento del uso de antibióticos (en especial la amoxicilina). Así, S. suis es responsable por grandes perjuicios financieros de la industria porcina actual (Haas y Grenier, 2017). La erradicación de S. suis es difícil, puesto que existen diversos tipos diferentes de serotipos y falta de vacunas eficaces.

Conque, Agrimprove desarrolló C-Vita, un preparado específico de ácidos grasos de cadena media, que proveen un amplio soporte contra diversos agentes patógenos y un auxilio extra específico contra S. suis.

Demostración de la acción antibacterial in vitro

Para probar la actividad antibacterial de C-Vita, el Laboratorio de Innovación de Agrifirm realizó un ensayo interno desarrollado in vitro.

En ese ensayo, C-Vita fue añadido al 20% de una solución de alimentación de lechones. El pH fue controlado en niveles diferentes con HCl 1N. Entonces, S. suis fue añadida a 106-107 CFU/g de alimento e incubada bajo agitación durante 3h a 37°C. La cuenta de bacterias fue realizada en el fin de la incubación y expresa en comparación con un control negativo.

Los resultados presentados en la figura demuestran que con una inclusión más grande de C-Vita, fue vista una inhibición de crecimiento más grande de S. suis. Como esperado, el efecto de añadirse C-Vita es más grande con niveles menores de pH, lo que significa que la actividad de los ácidos grasos libres será mucho más fuerte en ambientes ácidos, como el estómago, matando a los agentes patógenos que llegaren, como S. suis, sin perjudicar la buena microflora del intestino, donde el pH es más alto.

Mejores desempeños en lechones destetados con cerdas alimentadas con C-Vita

Los lechones nacen con un tracto gastrointestinal microbiológico estéril. No obstante, luego después de su nacimiento, su intestino es colonizado por microorganismos que son parecidos con la microbiota de la cerda. Así, la cerda ejerce un rol vital en la colonización inicial del intestino. Zentek et al. (2011) mostraron que por ofrecer AGCMs, el microbioma de la cerda y/o de los lechones puede ser cambiado, lo que resuelta en una salud mejor y en crecimiento de desempeño de los lechones después del destete.

A través de selección genética, el número de lechones que nacieron vivos por camada aumentó. Sin embargo, el aumento del tamaño de la camada puede perjudicar la supervivencia de los lechones. Con el aumento del tamaño de la camada, la mortalidad predestete también aumentó. Ya fue bien descrito que la ingestión adecuada de calostro (>200 g por lechón durante las primeras 24h después del nacimiento) es fundamental para supervivencia neonatal).

Estudios que investigan la influencia de la nutrición de la cerda sobre la producción de calostro son pocos. En diversos ensayos de terreno mundiales, mostramos que, después de la inclusión de C-Vita, logramos reducir la mortalidad de los lechones y del uso de antibióticos. En ese contexto, resaltamos dos ensayos recientes en granjas comerciales en las cuales observamos que la alimentación con C-Vita (1kg/T) durante el fin de la gestación y durante el amamantamiento aumentó la inmunidad de los lechones. 

El primer ensayo fue realizado en una granja holandesa con historial de problemas con S. suis, resultando en el aumento de mortalidad, artritis clínica y en el aumento del uso de amoxicilina. En total, 1600 cerdas TN-70 recibieron en suplemento de 1kg/T C-Vita en la gestación y amamantamiento. En esa granja, los niveles del inmunocrit han sido monitoreados además de la puntuación de artritis y del uso de amoxicilina.

Los niveles del inmunocrit, que están positivamente correlacionados con los índices de supervivencia predestete (Vallet et al., 2012), aumentaron significativamente (+11,4%, p<0,05) con la administración de C-Vita, lo que puede ser el resultado de una producción más grande y/o de una calidad mejor de calostro. Además, la mortalidad predestete (-52%), la prevalencia de artritis (-90%) y el tratamiento con antibióticos (-86%) disminuyeron bastante.

El segundo ensayo fue realizado en una granja de Bélgica, donde las cerdas han sido alimentadas con C-Vita (1kg/T) durante el fin de la gestación y durante el amamantamiento. Después de dos meses con el suplemento de C-Vita, los niveles del inmunocrit de los lechones aumentaron en 23% (P<0,05). Ya sabemos que existe una fuerte correlación entre los niveles del inmunocrit en el suero de lechones neonatales y el nivel de inmunoglobulinas ingeridas. Cuando los lechones tienen acceso suficiente a calostro de buena calidad, su nivel de inmunocrit debe estar por encima del 11% después de recibir el suplemento de C-Vita.

Asuma el control de S. suis antes mismo del nacimiento de los lechones 

No es una tarea sencilla lidiar con enfermedades complejas como S. suis en el terreno. En asociación con una verificación administrativa adecuada y medidas de control veterinario, C-Vita puede ofrecer el soporte nutricional a las granjas que necesitan lidiar con la presión de enfermedades altamente infecciosas. Para obtener la más alta eficacia, aconsejamos que C-Vita sea administrado en la dieta de las cerdas e de los lechones destetados.

Written by

Maartje De Vos
Product Developer Pigs
+32 4 74 62 93 60