M-prove: un objetivo, optimizar el desempeño intestinal de los pollos de engorde

Por Jan Vervloesem, Gerente de la Categoría Aves 

A la luz de los diversos retos enfrentados por la industria de los pollos de engorde, la optimización del desempeño intestinal todavía es uno de los puntos fundamentales para posibilitar el crecimiento ideal y la deposición proteica. A través de la combinación de las propiedades antibacteriales de los ácidos grasos de cadena media (AGCMs) y de las propiedades de secreción de enzimas de los fitogénicos, M-prove puede mejorar las funciones digestivas, permitiendo la excelencia del averío.

Retos de la industria avícola 

En la industria globalizada avícola, los retos pueden ser muchos. En general, ellos son agrupados en cuatro categorías principales: (1) el comportamiento del mercado y del consumidor, (2) la legislación, (3) la gestión y el proceso de producción, y (4) la genética de las aves (Figura 1).

El comportamiento del mercado y del consumidor suele ser el causador de productos innovadores que, eventualmente, pueden resultar en nuevas regulaciones. Por ese motivo, podemos referirnos, por ejemplo, al tópico más amplio del bienestar animal y controle ambiental. Cuestionado primero en países escandinavos hace algunas décadas, el bienestar animal es actualmente bien definido por las ordenanzas europeas (p. ej., la Ordenanza 2007/43/CE) y recientemente ganó una dimensión internacional.

La selección genética ha resuelto en razas diferentes de pollos de engorde, cada una presentando diferencias en su metabolismo. Como el progreso genético es un proceso constante, hace falta optimizar ese metabolismo para desarrollar el más alto potencial genético de los pollos de engorde.

El desempeño del tracto gastrointestinal (TGI) puede ser optimizado por alterarse: 
> La ingestión de alimentos y nutrientes 
> La digestibilidad de los nutrientes 
> La capacidad de absorción de los nutrientes 
> Los procesos de fermentación del TGI 
> Las necesidades de manutención 
> El proceso de producción en sí 

Optimizando la capacidad digestiva de los pollos de engorde 

Además de la buena gestión, no hay dudas de que la estructura, composición y estrategia alimentarias son la base para un buen desempeño. En armonía con eso, el objetivo de M-prove es proveer las condiciones que posibiliten que los averíos aceleren su desarrollo y tengan un desempeño por encima de la media. M-prove es una combinación de AGCMs bien seleccionados y de componentes fitogénicos que contribuyen para el funcionamiento óptimo del TGI. Además, la actividad antibacterial de los AGCMs contribuye para la reducción de la competición por nutrientes entre el animal y los agentes patógenos facultativos. Esa actividad suele se pasar en la molleja, usando el sistema de defensa de la propia ave (bajo pH), sin el surgimiento de efectos colaterales negativos, como la reducción del pH en el intestino delgado, lo que podría resultar en baja actividad enzimática endógena.

Por auxiliar el microbioma a obtener un balance óptimo, los pollos de engorde pueden ser estimulados a consumir más alimento. Sin embargo, la digestibilidad de los nutrientes y la capacidad de absorción también deben ser mejoradas para permitir que las aves crezcan de manera más eficiente. Los componentes fitogénicos del producto contribuyen para aumentar la secreción de enzimas del páncreas, lo que puede mejorar su funcionamiento, la capacidad digestiva de las aves y, así, estimular la alimentación.

Tabla 1: El efecto de M-prove en el funcionamiento del TGI 

Páncreas peso (g)  Longitud del intestino delgado (cm) Peso del intestino delgado (g)   % de humedad en las heces pH en el estiércol pH gástrico
Edad (días)272727142841
Control negativo3,07169,956,376,35,84,14
M-prove3,41177,767,8745,53,87
% de cambio+11,1%4,6+%+20,4-3%-5,2%-6,5%

M-prove no ha resuelto solo en páncreas numéricamente más pesados, sino también en intestinos delgados más densos, un parámetro que indica la capacidad digestiva. Además de esos efectos sobre el intestino delgado, M-prove también contribuye para un digestibilidad mejorada por reducir el pH gástrico, lo que, por su vez, mejoró el efecto antibacterial de los AGCMs. La digestibilidad y absorción mejoradas (resultando en la disponibilidad reducida de nutrientes para las bacterias patógenas) resultan en un contenido de humedad reducido en el estiércol, lo que puede hacer la diferencia con respecto al bienestar animal.

Un ambiente del TGI con capacidad digestiva y de absorción más altas está listo para recibir más alimento, resultando en desempeños mejores. Como podemos ver en el experimento científico de la Tabla 2, M-prove resuelta en una ingestión más grande de alimento, en una ganancia más grande de peso y en un índice de conversión de alimentos mejorado.

M-prove puede optimizar el funcionamiento del TGI con respecto al desempeño de los pollos de engorde
Control
negativo
M-prove
Media de ganancia diaria (g/día)  66.2b69.7a
Consumo de alimento (g/día)  104.0b107.9a
WAFCR (2,5 kg)  1.54a1.46b

Por combinar los AGCMs —poseer un fuerte efecto antibacterial y un efecto positivo sobre la eficiencia del sistema inmunológico— con componentes fitogénicos bien seleccionados, estimulando los procesos fisiológicos y, así, mejorando la ingestión de alimentos y la capacidad digestiva, M-prove puede optimizar el funcionamiento del TGI con respecto al desempeño de pollos de engorde.

Written by

Jan Vervloesem
Category manager poultry
+324 77 45 75 17